Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Puede cambiar la configuración en cualquier momento haciendo clic en el enlace "Configuración de cookies" en el pie de página.

Aceptar todas las cookies y continuar

Cambiar configuración de cookies



Los talleres vascos aumentaron sus ingresos un 2,4 por ciento en 2017

2018-01-10

La mejora de la economía consolida la recuperación de los talleres en España y País Vasco no es una excepción, en tanto sus talleres aumentaron sus ingresos en 2017 un 2,4% hasta los 697,6 millones de euros, según Solera, tecnológica experta en el sector automoción, a partir del informe “La iPosventa en País Vasco”.

Esta mejora de la facturación de los negocios de reparación vascos se produce a pesar del paulatino envejecimiento del parque automovilístico en la comunidad, ya que cerca de seis de cada diez coches que circulan por sus carreteras se matricularon hace más de una década. Estos vehículos son los que menos rentabilidad aportan al taller, ya que se les repara lo imprescindible para que puedan seguir circulando y siempre y cuando el importe de la reparación sea menor a su valor real de mercado.

Sin embargo, estos coches de más de diez años fueron los inesperados animadores del taller en 2017, ya que son los que más aumentan los kilómetros recorridos. Esto se debe a la mejora de la actividad económica y del empleo, que moviliza a más conductores, lo que equivale a mayores posibilidades de tener un siniestro, más necesidades de mantenimiento, etc.

Según el responsable de Mercado Posventa de Solera España, José Luis Gata, “a pesar de que los talleres están recibiendo más trabajo del habitual por parte de los coches más viejos, deben dirigir sus miras hacia el cliente más rentable, el que tiene un coche de pocos años, con una póliza a todo riesgo, con la garantía del fabricante, con los mantenimientos a ralla y con un rodaje mayor pues recorren tres veces más de kilómetros. Un coche en movimiento es bueno y necesario para el taller pues supone mayor potencial de pasos por sus instalaciones”.

Compartir: