Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Puede cambiar la configuración en cualquier momento haciendo clic en el enlace "Configuración de cookies" en el pie de página.

Aceptar todas las cookies y continuar

Cambiar configuración de cookies



Los concesionarios pierden la mitad de su
 posventa cuando el coche supera los 5 años

2017-02-14

Cuando se trata de vehículos, España tiende cada vez más a la bipolaridad, o viejos o nuevos. La consecuencia de esta tendencia es que los vehículos de mediana edad, de 6 a 10 años, se están quedando en la mínima expresión y son ya apenas el 26% del parque. Esta situación impacta en los concesionarios, ya que estos coches representan precisamente buena parte de su potencial de crecimiento en posventa. Y es que cuando un vehículo pasa a adulto, el concesionario se deja 30 puntos de cuota de mercado con respecto al taller multimarca o, lo que es lo mismo, la mitad de su negocio, según el informe “El futuro de la iPosventa”, presentado por Audatex en el Congreso Faconauto, que se celebra este martes en Madrid.

En concreto, la cuota de mercado del concesionario en las reparaciones de coches de hasta cinco años es del 58%, casi dos de cada tres. Sin embargo, superada esta edad pierde 30 puntos de cuota frente al taller multimarca, descendiendo hasta el 28%, según los datos del informe que analiza más de 4,2 millones de reparaciones.

En este contexto, una solución para contrarrestar esta esquizofrenia del parque puede ser la importación de vehículos de mediana edad, sobre todo de mercados como los del norte de Europa donde el parque es más joven. Teniendo en cuenta que, si nada lo soluciona, estos coches pasarán a ser el 15% del parque en cinco años se necesitarían alrededor de 2 millones de vehículos para compensar esta tendencia. Esto ayudaría a que los concesionarios tuvieran más masa crítica de clientes para sus talleres y no limitaran su posventa a los coches nuevos o seminuevos, aunque lo mismo sucede con los multimarca, que podrían aumentar su cuota aún más en esta franja.

Al mismo tiempo, esta vía impulsaría en paralelo el negocio de VO precisamente en el segmento de “vehículos más deseados” que son los de entre cinco y diez años. De hecho, su menor oferta ha hecho que su precio se revalorice, de manera que si en 2015 un vehículo de ocho años perdía un 75% de su valor, ahora se deja un 66%.

Compartir: