Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Puede cambiar la configuración en cualquier momento haciendo clic en el enlace "Configuración de cookies" en el pie de página.

Aceptar todas las cookies y continuar

Cambiar configuración de cookies



Los talleres perderán 90 euros por coche este año debido al confinamiento

2020-06-03

El confinamiento y la caída brusca de la movilidad supondrá que la posventa pierda este año alrededor de 90 euros por coche, según datos de Solera, experta en inteligencia del automóvil, ofrecidos con motivo de la presentación del nuevo modelo de “Taller contactless” como respuesta al nuevo escenario postcovid.

En concreto, Solera cifra que, por cada kilómetro que se ha dejado de recorrer, el impacto para la posventa es de tres céntimos. Si a ello le multiplicamos los 3.000 kilómetros de media que se han dejado de hacer -un 15% menos- por el confinamiento entre mediados de marzo y mayo, son 90 euros por coche, o lo que es lo mismo, 2.600 millones de euros por todo el parque de turismos, todoterrenos y comerciales ligeros, un 17% menos respecto a los ingresos previstos para 2020.

Ahora, en plena desescalada, ante el taller surgen dos caminos diferentes de recuperación. Por un lado, la parte de carrocería prevé una senda en forma de “V” debido a la caída en picado de la movilidad y de los siniestros por el confinamiento.

Sin embargo, en el caso de la mecánica, se prevé una recuperación en forma de “W” para dar respuesta en un primer momento a los mantenimientos retenidos y a la campaña estival, que caerán posteriormente por el menor desgaste de los vehículos al haber estado confinados.

​​​​​​​Según el responsable de Mercado Posventa de Solera, José Luis Gata, “las empresas están obligadas a hacer un plan de negocio a dos años para que salga la cuenta de resultados, debido a este nuevo escenario que obliga, por un lado, a hacer inversiones para adaptarse a los nuevos criterios de seguridad, y, por otro lado, a digitalizarse para prestar servicio a un cliente conectado y que quiere un servicio que le aporte confianza, es decir, un taller contactless”.

Compartir: