Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Puede cambiar la configuración en cualquier momento haciendo clic en el enlace "Configuración de cookies" en el pie de página.

Aceptar todas las cookies y continuar

Cambiar configuración de cookies



Menos ingresos por el eléctrico y menos siniestros por el autónomo convertirán en informáticos los talleres

2019-03-15

Hasta un 38% menos de ingresos por el coche eléctrico frente al diésel o gasolina, y hasta un 70% menos de siniestros (fuente: AMC) por la conducción autónoma. La evolución tecnológica del coche, unida a los cambios en las motorizaciones hacia alternativas sostenibles, provocarán una caída del negocio tradicional de los talleres que les obligará a una adaptación hacia la actualización de software del coche, según Solera, experta en inteligencia del automóvil, que participó hoy en el II Observatorio de la Posventa Oficial de Faconauto durante la feria Motortec.

No obstante, desde Solera -que presentó en el marco de esta feria su nuevo SoleraTec- se advierte que cualquier adaptación del negocio en paralelo a la evolución tecnológica del vehículo, debe pasar previamente por una digitalización del taller, que ahora sólo es una realidad en dos de cada diez negocios. Esta necesidad surge porque en el futuro el taller estará conectado al coche, por lo que si no incorpora la tecnología no podrá acceder a sus clientes.

No obstante, los nuevos desarrollos del coche propiciarán que surjan nuevos negocios. Así, la electrificación del parque provocará que aparezcan autocentros de cambios de batería. Esta operación que de media se hará cada diez años y que implica un 86% menos de mano de obra conducirá a negocios más pequeños para reparar o regenerar este elemento trascendental del vehículo sin el que no puede circular. Ahora bien, si la batería se abarata los talleres se convertirían en meros “centros de sustitución” pues con el precio actual de más de 11.000 euros no compensa la reparación.

El cliente será el coche


Además de los cambios en la línea de actividad, la posventa también deberá reorientar su estrategia de cliente en el centro a coche en el centro. Así, en lugar de focalizar sus servicios en el usuario tendrá que hacerlo en las necesidades del vehículo, siendo éste el verdadero cliente del taller.

El conductor, por su parte, aceptará los cambios en el software de su vehículo, o estará en su derecho de no hacerlo, de la misma manera que hoy en día los usuarios aceptan las actualizaciones de su móvil. No obstante, eso no quiere decir que la persona pase a un segundo plano. Una de las innovaciones tecnológicas del taller pasa por incorporar al cliente final al proceso, de tal modo que pueda seguir el estatus de la estancia del coche en el taller en cualquier momento y lugar, y puntuar el estado de la valoración, actuando así como prescriptor ante otros posibles clientes.

Según el responsable de Mercado Posventa de Solera, José Luis Gata, “estamos ante un consumidor más exigente, inconformista e informado. Son hipersensibles al precio, lo comparan todo y comparten y opinan sobre sus experiencias, sobre todo ante un mal servicio. Por eso, si bien el taller tendrá que centrar su estrategia en el coche, no puede olvidar que detrás hay un conductor que demanda transparencia, eficiencia y fiabilidad, amén de ser parte del proceso y vivir una experiencia”.

Compartir: